Noticias
 
A propósito de la Visita del Papa Francisco a Cartagena de Indias  
 
 
A propósito de la Visita del Papa Francisco a Cartagena de Indias
17 de Octubre del 2017

A propósito de la Visita del Papa Francisco a Cartagena de Indias


Cardenal Benlloch, 1923; Papa Francisco, 2017:
dos visitantes ilustres; dos momentos de contraste


La visita del Papa Francisco a Cartagena de Indias reafirma su vocación secular como sede de los grandes encuentros de Colombia con los pueblos de la humanidad y evoca los días lejanos de 1923, cuando esta misma ciudad recibió la visita del Cardenal Juan Benlloch y Vivó, el primero que visitó nuestro país, cuya presencia despertó un fervor muy similar, guardadas las proporciones, al que 94 años después despierta la visita papal.

 


Benlloch, quien ostentaba la doble investidura como Agente confidencial del Santo Padre y del Rey de España, emprendió en aquel año un extenso periplo que comenzó en Argentina, pasó por el Perú, luego por Cartagena, Barranquilla, Panamá y Puerto Rico, cuya misión diplomática trajo un saludo a los pueblos que seguían la tradición católica; así mismo, la búsqueda de la confraternidad hispana entre los pueblos de Colombia y de España y seguir expandiendo las luces de su fe.

 


Llegó a Cartagena el 30 de noviembre de 1923, a bordo del vapor Manuel Arnós, que luego de ser saludado con salvas de artillería y sobrevuelos de los primeros aviones comerciales, atracó en el Muelle de la Machina. De allí fue llevado en tren hasta la Torre del Reloj, donde se hizo la ceremonia de bienvenida por las autoridades locales, representantes del gobierno nacional y de una multitud impresionante que lo vitoreó sin parar. Luego, a través de una calle de honor militar y bajo un palio, caminó hasta la Catedral, donde se cantó un solemne Te Deum en su honor.

 


Fue alojado en la Quinta Villa Isabel del Pie de la Popa y durante los dos días siguientes fue objeto de numerosas atenciones públicas, privadas y eclesiásticas, siempre seguidas por gran cantidad de público: un paseo vespertino por la ciudad; una medalla de oro otorgada por el Concejo Municipal; varios banquetes y hasta el insólito regalo de una costilla de los restos de San Pedro Claver. Se despidió el 2 de diciembre, según nos cuenta el historiador Eduardo Lemaitre, “dejando una estela de controversia periodística, a causa de ciertas declaraciones a la prensa, que algunos periodistas locales consideraron como “ofensivas” para la ciudad”.

 


Era la Cartagena de principios del siglo XX, que seguía tratando de sacudirse de su prolongado letargo del siglo anterior, con todas sus glorias y desventuras y cuyo tradicionalismo católico se sintió avivado por el mensaje de Benlloch. Hoy, casi cien años después, el Papa Francisco anima un nuevo mensaje: “Cuanto más difícil es el camino que conduce a la paz y al entendimiento, más empeño hemos de poner en reconocer al otro, en sanar las heridas y construir puentes, en estrechar lazos y ayudarnos mutuamente”.

 


Dos visitantes ilustres, dos momentos de contraste.

Palacio de la Inquisición. Plaza de Bolívar Tel. (57) (5) 6644570
Cartagena de Indias - Colombia
Diseñado por: